SKP



Página Principal

Inicio
Prólogo
Cacabelos
Las Herrerías
Triacastela
Ferreiros
Eirexe
Ribadiso da Baixo
O Pedrouzo
Monte do Gozo
Santiago

El regreso


macardiel@terra.es




CAMINO DE SANTIAGO 2001
7ª ETAPA: De O Pedrouzo a Monte do Gozo: 15.7 kms.


Viernes, 11 de Mayo de 2001

Nada más despertarse, Michel y Primi entonan de nuevo su famosa canción: "No me preguntes si anoche...". Habían compuesto letra especial la noche anterior, pero la habían ya olvidado. Jesús, afectado como siempre que pierde, no decía nada. Ni tan siquiera se había levantado, como era su costumbre a despertarlos. Por una vez seguía en su litera sin hacer comentario alguno. Primi y Michel disfrutaban de lo lindo.

Después de prepararse, regresaron al restaurante de la noche anterior donde desayunaron. Primi, muy afectado en sus piés, intentó ir, acompañado por Michel, a un centro de salud, que estaba allí mismo. Como había mucha gente, Michel le dijo que le esperaría en la cafetería. Con las dos mochilas al hombro se marchó. A los pocos minutos venía Primi diciendo que el médico iba a tardar. Una vez desayunados, Primi comenzó el camino adelantándose. Jesús había olvidado su famoso sombrero de Yosemite en el restaurante y le tocó regresar a por él.

Angel y Michel continuaron detrás de Primi que, poco a poco, había avanzado mucho, aunque pronto le pasaron. Michel, en un alarde de fuerza y buena preparación, en una de las muchas subidas aceleró la marcha, pasó a Alfonso, pasó a Marcia, la linda brasileña, y al belga, que en aquel momento la acompañaba, pasó a la belga, y se puso en un momento en la cima. Allí, sentado, saboreando un cigarrillo, esperó. Varios grupos de peregrinos en bici le saludaron. Pronto, paulativamente, fueron llegando todos, excepto Primi. Ángel y Michel, después de pedir a Ananía y Xavier que les hicieran alguna foto, continuaron hasta el primer bar que encontraron.

Michel y Ángel

Allí, poco a poco, fueron reuniéndose todos. Esperaban a Primi que, despacio pero insistente, llegó, recibiendo emocionado un gran aplauso de todos. Pronto el bar se vació.

Esperando a Primi

Primi salió antes que los amigos, y sorprendentemente, avanzó muchísimo. De nuevo los amigos se separaron. El Monte do Gozo estaba cerca pero las fuerzas estaban ya muy disminuídas.

Descansando cerca de San Marcos

Ángel y Jesús se adelantaron quedando de nuevo Michel y Primi atrás. En el alto donde se encuentran las antenas de las televisiones gallegas preguntaron a una portuguesa dónde podrían comer. Como la indicación les apartaba de su camino continuaron hasta llegar al pueblo. Allí les esperaban Ángel y Jesús. La comida, en el pueblo de San Marcos, fué muy agradable. Ya podían divisar el monumento de Juan Pablo II en el Monte do Gozo. Después de comer, continuaron animados el Camino.

La siesta

Michel, esta vez sólo, quedó rezagado. Cuando llegó al Monte do Gozo le esperaban sus amigos adormecidos al sol. Después de unas fotos en las que intentó cogerles dormidos, se acercaron por fín al gran refugio internacional de peregrinos.

La siesta
Michel

Una vez aseados, duchados y descansados sin las mochilas, después de charlar Michel con un aparentemente legionario, drogado y destrozado, que verdaderamente le inquietó al mostrarle pastillas de marihuana, tomaron el autobús hasta Santiago.

Paseo por Santiago de Compostela
Visita a nuestras fieles amigas

La ciudad, como es habitual, estaba muy concurrida. Después de algunos paseos por la ciudad, una buena cena en el conocido restaurante " Ó42" les repuso las fuerzas gastadas.

Cena en el "O42"

Después de algún que otro "elixir", y de pedir en algunas fuentes algún que otro deseo, con el peligro de mojarse como ya era normal, regresaron en taxi al albergue detrás de Jesús que había tomado el autobús momentos antes. Esta vez sin ronquidos, o quizás con ellos pero sin escucharlos probablemente debido al cansancio, durmieron plácidamente.