Página Principal

Inicio

Prólogo
Consejos básicos
Peregrinos
Astorga
Rabanal
Molinaseca
Villafranca
O Cebreiro
Samos
Ferreiros
Palas de Rei
Ribadiso
Monte do Gozo
Santiago

GPS 2005 en PDF



macardiel@terra.es





ETAPA 7 – 33,5 KMS
DE FERREIROS A PALAS DE REI

Perfil de la etapa



Miércoles, 11 de Mayo de 2005
Etapa 7 De Ferreiros a Palas de Rei
33,5 Kms Faltan Etapa Recorridos Faltan Total
Ferreiros 33,5 0,00 98,5
Mirallos 33,0 0,5 98,0

Junto a la iglesia, un bar restaurante (982 15 74 83).

Pena 32,5 1,0 97,5
Rozas 31,5 2,0 96,5
Moimentos 30,5 3,0 95,5
Mercadoiro - Cotarelo 30,0 3,5 95,0
Mouras 29,5 4,0 94,5
Parrocha 28,0 5,5 93,0
Vilachá 26,5 7,0 91,5

Entramos en el Valle del Miño.

Las pistas se suceden (correctamente señalizadas) a la salida de esta población. Pronto vemos ya Portomarín, en la vertiente opuesta del río hacía el que descendemos salvando una vertiginosa pendiente por una pista asfáltica.

Portomarín 24,0 9,5 89,0

Dos excelentes albergues, el de la Xunta, con 40 plazas y el municipal, con 60 más: cocina, lavadora y secadora, comedor y diez duchas con agua caliente. Todo tipo de servicios para el peregrino.

PORTOMARIN proclama con su nombre la importancia que tuvo siempre este paso sobre el Miño antes de la inundación, pues se cruzaba el río por la antigua "Ponte Miña", un viejo puente de piedra que todavía atraviesan algunos peregrinos cuando éste asoma en las épocas de sequía.

Parece que el puente primero era romano y fue destruido en las guerras entre doña Urraca y su marido, Alfonso el Batallador.

De su reconstrucción se ocupó Pedro Peregrino, o Pedro Deustamben, y quedó con el nombre de Puente Miña hasta que en 1944 se lo tragó el embalse de Belesar. Dicen quienes lo conocieron que era esbelto y hermoso.

El pueblo, engullido también por las aguas, fue construido de nuevo en el alto a donde se trasladaron la portada de la iglesia de San Pedro y la iglesia de San Nicolás, casa prioral de la orden de San Juan de Jerusalén, feudataria de esta población.

Hoy, a Portomarín se accede por un viaducto de hormigón armado.

En su extremo occidental encontramos de frente unas empinadas escalinatas de piedra que ascienden hasta la Ermita de las Nieves.

La nueva configuración urbana de Portomarín gira en torno a su elemento más representativo, la Iglesia de San Nicolás - (antes de San Juan) que es de enorme interés - un impresionante templo de una sola nave levantado en el siglo XII. En su construcción es patente el parentesco con la catedral de Compostela, tanto en las soluciones técnicas como en la arquivolta interior de la puerta principal que muestra a los veinticuatro ancianos del Apocalipsis, uno de los cuales sostiene un matraz. Los capiteles tienen parecido con Irache.

En el portal sur un personaje central, en actitud de bendecir, del que se discute si es san Nicolás o Crislus "episcopus animarum nos rarum" Aunque, sin duda, el más sugerente es el pórtico norte con una ingenua Anunciación, donde el ángel turiferario (que maneja el incensario) señala a la sorprendida Virgen con su dedo índice; entre ellos, una planta con tres (unión hipostática de la Trinidad en la Encarnación) hojas, de la que cuelgan las piñas de la fecundidad y de la inmortalidad.

Las tallas de este tímpano recuerdan extraordinariamente a los primeros capiteles del claustro de San Juan de la Peña. En el tercer capitel de la izquierda, dos pájaros con cabezas humanas coronadas o ceñidas con diadema de perlas miran hacia un mismo lugar. Para los entendidos, esta pareja representa la altura espiritual de los compañeros, la coronación de la gran obra; la mirada interior. Este cúmulo de detalles ha llevado a algunos autores a concluir que el templo, en gran parte o en su totalidad, fue construido y decorado por la logia de uno de los mayores maestros del Camino.

Según varios estudiosos, se adivina la mano del maestro Mateo, aún sin el virtuosismo del Pórtico de la Gloria.

La Iglesia románica de San Pedro, del siglo XII, (también trasladada), tiene grabada la fecha de su consagración 1.182, está al final de la ciudad.

La Casa del Conde, Pazo del siglo XVI, el Palacio de Berbetoros, del siglo XVII, son otros monumentos.

Gonzar 17,0 16,5 82,0

Refugio de 49 plazas en literas; cuenta con salón, cocina y agua caliente. Llaves, Elisa (982 15 78 40), en la casa de al lado. Bar en la carretera.

Castromaior 16,0 17,5 81,0

Bar O Castro al final del pueblo a mano izquierda.

Hospital de la Cruz 13,5 20,0 78,5

Refugio de 22 plazas en literas; cuenta con agua caliente, cocina y salón. Llaves, Digna (982 54 52 32).
Para comer, pulpería-bar-restaurante "El Labrador", a unos metros del refugio.

Debe su nombre al antiguo hospital del que no quedan vestigios, aunque está documentado en el siglo XVIII.

Ventas de Naron 12,5 21,0 77,5
O Previsa 10,0 23,5 75,0
Os Lameiros 9,5 24,0 74,5

Poco antes de llegar a Ligonde podemos contemplar el Cruceiro de Lameiros, uno de los mas interesantes de la ruta.

Ligonde 9,0 24,5 74,0

La Iglesia de Santiago, de factura neoclásica, conserva la portada románica.

Eirexe 8,0 25,5 73,0

Refugio nuevo de la Xunta a la salida, 18 plazas, cocina y agua caliente. Para comer, a la entrada del pueblo según se llega de Ligonde, Casa Mari Luz.

Portos 6,0 27,5 71,0

Casa A Calzada, pequeño Bar Restaurante.

Lestedo 5,2 28,3 70,2

Mesón "A Brea". Pulpo, churrascos. Tfn. 983 374 129.

Iglesia de Santiago.

Valos 5,0 28,5 70,0
Remollón Mamunia 4,0 29,5 69,0
Avenostre Lamelos 3,5 30,0 68,5
Alto do Rosario 3,0 30,5 68,0
Palas de Rei 0,0 33,5 65,0

Excelente refugio de 60 plazas en literas, agua caliente y diversos alojamientos y restaurantes.

Municipio capital de una extensa comarca que se extiende por el valle del río Ulla.

Palas de Rei, (el Palacium Regis del rey godo Witiza), última etapa del Códex Calixtinus, es hoy una moderna población de cemento y ladrillo en la que poco queda de su época de esplendor jacobeo.

Sólo una estatua del Apóstol, una fuente coronada por un anónimo peregrino y una pequeña calle que lleva por nombre Travesía del Peregrino dan fe de la importante tradición jacobea de esta villa, que llevó a Aymeric Picaud a hacer aquí su última escala antes de llegar a Compostela.

De la primitiva iglesia de San Tirso se conserva únicamente la portada románica de su fachada occidental, muy sencilla, construida a finales del siglo XII o principios del XIII.

A la salida de la población se encuentra el lugar conocido como “Campo dos Romeiros”, donde los peregrinos se reunían al salir el sol antes de iniciar la última jornada que les llevaría a Santiago.

No muy lejos, se encuentra el antiguo monasterio de San Salvador de Vilar de Donas, perteneciente a la Orden de Santiago.