<% response.Buffer=true Const adCmdText = &H0001 Const adOpenStatic = 3 %> Camino de Santiago
DE PONTEVEDRA A CALDAS DE REIS: Domingo, 09 de Mayo de 2010


Aunque no llueve, el cielo está encapotado amenazando con inminentes lluvias. Después de desayunar, muy temprano, abandonamos Pontevedra por el Puente do Burgo. La zona es tranquila y agradable para caminar. Ocasionalmente se cruzan bosques de fuerte espesura y frondosidad, pero de gran belleza.

Primi, ante el Puente do Burgo

Encontramos a nuestro paso algunos cruzeiros y otras curiosas construcciones en piedra de las que pronto damos cuenta con nuestras cámaras.

Otra calabaza

Comienza a llover. El Camino nos introduce en veredas completamente embarradas por las que debemos caminar con cuidado. El barro se adhiere a nuestras botas dificultándonos el paso.

El barro

Avanzamos con cuidado con los paraguas en la mano.

Más barro

Cuando el Camino se normaliza, ya en el asfalto, paramos en una cafetería, en San Mauro, a descansar mientras tomamos algo. Encontramos algunos peregrinos conocidos, haciendo lo mismo.

Pareja de peregrinos

Mientras tomamos nuestras cervezas y unos pinchos charlamos sobre las incidencias de la etapa. Poco después, siempre bajo la lluvia, continuaríamos con nuestro camino.

En la cafetería

Caminamos despacio sabiendo que la etapa de hoy es corta. Ha dejado de llover aunque el cielo continúa encapotado.

Primi y el cruzeiro

Poco tiempo después, atravesando extensos viñedos, vamos llegando a Caldas.

Viñedos

Ángel nos espera en el Restaurante O Muiño, donde decidimos comer. Mientras tomamos unas cañas en el espectacular establecimiento esperando a Paco, que parece que viene muy retrasado, entablamos conversación con una persona muy curiosa, que después sabríamos que había sido el Alcalde de la población.

Comida en el O Muiño, de Caldas

El lugar donde se encuentra el 'O Muiño' es privilegiado. Se halla ocupando el molino de agua de la antigua torre del castillo de Caldas de Reis, sobre el puente del rio Umia, puente del que se cobraba pontazgo a cada uno que pasaba. Es un buen lugar para probar tapas locales: empanada de millo (fin de semana), rixons, queso, jamon asado, sardinas asadas, pinchos morunos y chorizo a la brasa. La entrada esta justamente en el lateral del puente, por lo tanto no es muy visible.

El O Muiño, de Caldas

Cuando por fin llega Paco, comemos, pasando después a tomar unos buenos 'elixires del santo', mientras charlamos con el exAlcalde, con quien quedamos en volver a la hora de la cena.

'Elixires del santo' en el O Muiño, de Caldas

Con el exAlcalde

Poco después, salimos del restaurante para dirigirnos al, ahora cercano, albergue. En el camino encontramos la fuente termal de Caldas de Reis, fuente pública de 1881 de la que emana agua a más de 50 grados de temperatura a través de la boca de dos leones. Un grupo de peregrinos comprueba la temperatura del agua.

Fuente termal de Caldas: Grupo de peregrinos

Una vez acoplados en el albergue, salimos a dar una vuelta mientras buscamos un lugar donde cenar.

Escultura

Mientras recorremos el precioso pueblo nos topamos con la Iglesia de Santo Tomás Becket, neogótica construida en 1894 con las piedras de la torre medieval de doña Urraca.

Iglesia de Santo Tomás Becket

Por fin decidimos entrar en un restaurante para cenar algo. Mientras cenamos algunas raciones, un grupo de amigos del pueblo nos ameniza la cena cantando preciosas canciones gallegas y de otros lugares. Parece que se reunen allí para ensayar. Nos unimos a los cánticos y acabamos charlando amigablemente con ellos.

Amigos de Caldas

Amigos de Caldas

Después de la cena, nos despedimos, y regresamos al albergue a descansar.